LACTANCIA, AMENORREA Y NUEVO EMBARAZO.

Algo de lo que no se suele hablar mucho, o que muchas mamás siguen desconociendo, es de la posibilidad de que la lactancia a demanda y prolongada produzca amenorrea en la mujer, es decir, la falta de la menstruación.

Ayer una mamá me consultaba que está deseando quedarse nuevamente embarazada y quería comenzar a hacer un registro de sus ciclos para conocer sus propios patrones de cara a facilitar la concepción, pero no sabía cómo hacerlo puesto que 19 meses después del parto todavía no le ha regresado la menstruación.

Y esto que le pasa a esta mamá es completamente natural. Cuando nuestro bebé mama se segrega una hormona, la prolactina, que se encarga de producir la leche en el pecho. Cuanto más mama nuestro bebé, mayor es el nivel de prolactina que se genera. Este mecanismo sucede para que podamos asegurar una producción suficiente de leche para alimentar a nuestro bebé.

Sin embargo, la prolactina también tiene otros efectos, y uno de ellos es la inhibición del ciclo ovulatorio. La succión de nuestro bebé y la consecuente subida de la prolactina le da a entender a nuestro cuerpo que tenemos una cría aún dependiente de nosotras, que necesita de toda nuestra atención y exclusividad, y la manera que el cuerpo tiene de proteger esta etapa de cuidados intensivos es no permitiendo un nuevo embarazo/nacimiento, que haría que la mamá se encontrara más agotada o tuviera que dedicarse a otro bebé.

El cuerpo de cada mujer es diferente, y a veces la menstruación se reanuda muy pronto tras el parto a pesar de estar con lactancia materna exclusiva. Pero si a ti te ha pasado que muchos meses tras el parto (incluso 1-2 años) sigues dando el pecho y tu menstruación no ha regresado, tranquila, es natural, tu cuerpo está funcionando perfectamente.

Lo que esta mamá además comentaba, es que como su deseo es quedarse nuevamente embarazada y no tiene ciclos ovulatorios, ha empezado a sentir un poco de frustración.

Aquí es donde creo que podemos hacer algunas cosillas que nos ayuden a transitar este momento. Por un lado, decir que aunque el destete produciría un retorno más rápido de la ovulación, no siempre nos apetece terminar una lactancia por este motivo o llegados a este punto. Si tu opción no es destetar, entonces yo te propongo lo siguiente:

La llegada de la menstruación ocurrirá en cualquier momento. Dos semanas antes de tu primera menstruación ocurrirá tu primera ovulación. Si quieres intentar quedarte embarazada en ese primer ciclo, es conveniente que pongas atención en tu cuerpo, aprendas a escucharle y a conocer sus señales.

– Siéntate 5 minutos al día para conectar con tu cuerpo a modo de pequeña meditación: sentirlo, visualizarlo; conecta con tu útero, tus ovarios, visualízalos, así como ahora los sientes. Se trata de tenerlos presentes, de desarrollar la propiocepción en referencia a esta parte de ti, agudizar los sentidos hacia dentro, y estar receptivas a las señales o a los cambios. Puedes aprovechar para tocar, masajear, acariciar desde fuera, mímate y dale las gracias a tu cuerpo por ser, estar y hacer. Mándale un mensaje de amor, de aceptación y confianza: ahora todo está bien, como debe estar, y sabes que cuando sea el momento oportuno tu cuerpo te avisará.

– Anota en tu cuaderno aspectos que aparezcan a lo largo del día: tu estado emocional, sensaciones físicas en la zona de los ovarios (pinchazos, malestar…), cómo es el moco cervical, cómo son tus relaciones sexuales, si sientes el vientre inflamado, la alimentación que llevas, el ejercicio que haces, cómo está tu libido, si sientes estrés, las sensaciones durante la lactancia (si hay malestar en los pezones, si hay agitamiento), o si tienes sensación absoluta de inactividad…, sea la información que sea que te llegue de tu cuerpo, anótalo. Especifica en qué momento del día lo has notado y cuál ha sido la intensidad, puedes calificarlo de 0-10.

– También puedes contar con la ayuda de tiras de ovulación (test de ovulación). Si en algún momento sintieras señales de ovulación, puedes tirar de ellas para corroborar. Aunque su uso no es sencillo del todo. Quizás podamos hacer otro post para hablar de este tema, pues dándoles un uso incorrecto, los test de ovulación pueden crear cierta frustración y malestar. 

Lo más importantes es que vayas desarrollando esa capacidad de escuchar a tu cuerpo, de esta manera las señales las irás identificando con mayor facilidad.

En resumen: sí puedes conocer a tu cuerpo aunque no tengas ciclos ovulatorios, eso sí, se requiere de dedicación, paciencia, aceptación y mucho mucho amor.

¡Disfruta del camino!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s