Archivo | octubre 2014

Círculo de Mujeres

aquelarre-1
Estamos en un momento de cambio. El patriarcado, que durante muchísimo tiempo ha sido la herramienta básica de nuestra sociedad, está siendo cuestionado cada vez más a menudo. Es entonces cuando las mujeres están necesitando re-conectarse con su energía femenina, con su condición natural de emoción, empatía e intuición.

Sin embargo, rodeadas de viejas costumbres, de leyendas como muros de hormigón… muchas veces no sabemos cómo hacerlo. Creemos que el éxito es lo que debemos alcanzar para demostrar nuestra valía en este mundo tan masculino, y en ese camino nos olvidamos de que lo que realmente nos hace ‘valer lo que somos’ es ‘RECONOCER-NOS lo que somos como mujeres’. Y esto solo puede hacerse de mujer a mujer.

Un círculo de mujeres es un espacio donde se unen varias mujeres y se miran directamente al interior. Es un lugar donde no vale ni existe lo que hay en la calle, lo que esperan de nosotras, lo que nos exigimos…, sino lo que cada mujer llevamos dentro. Es un momento en que cada mujer comparte con las demás una recolecta de sensaciones, pensamientos, reflexiones, emociones y descubrimientos sobre sí misma mientras las demás la escuchan con atención sin emitir juicios, valorando y agradeciendo cada una de sus palabras.

Un círculo de mujeres se nutre del amor que nace en una simple mirada profunda, del respeto por quienes son iguales y a la vez diferentes a ti, del sostén que ofrece la red femenina.

En un círculo de mujeres se desarrollan actitudes positivas ante la vida: a no juzgar, a compartir, a tolerar, a respetar, a poner límites, a ser honesta… es curioso lo mucho que nos podemos sorprender cuando comenzamos a abrirnos frente a mujeres desconocidas, y nos damos cuenta de que todas las mujeres tenemos algo importante que nos une, da igual la edad, la profesión, la educación, el origen…

En un círculo de mujeres se pueden organizar las sesiones semanal, quincenal o mensualmente, según la demanda. Los temas a tratar en cada una de las sesiones, aunque pueden estar predeterminados desde un principio, están siempre en consonancia con las necesidades del grupo. Se brinda espacio para la lectura y reflexión, para compartir lo que cada miembro desee y para la realización de actividades y dinámicas en grupo. Los grupos se cierran tras unas primeras sesiones de comienzo, puesto que dentro del grupo crecerá la confianza y la intimidad, y esto merece ser preservado; por lo tanto, una vez cerrado el grupo, no se podrá dar paso a más miembros, sino que se abrirá un nuevo grupo con las personas interesadas.

No necesariamente las mujeres que se unen en un grupo deben estar transitando caminos parecidos puesto que en la diversidad, precisamente, se encuentra la riqueza. El único requisito que debe estar en ti es el deseo de crecer y de compartir. Todo lo demás nace en el grupo de manera natural y espontánea.

Un círculo de mujeres es un rincón donde empezamos a cambiar nuestras vidas desde dentro. Donde nos damos la oportunidad de escucharnos y conocernos. Donde nos valoramos y somos valoradas. Donde damos y recibimos. Donde nos nutrimos, aprendemos y disfrutamos.

Te invito a que conozcas esas sensaciones con nosotras. Si quieres participar, ponte en contacto conmigo pinchando AQUÍ.  Y si tú que me lees, alguna vez has pertenecido a un círculo de mujeres -en cualquiera de sus variantes-, te invito a que me cuentes tu experiencia, para que otras mujeres lo lean.